Etiquetas

  • W (1)

jueves, 22 de abril de 2010


Monte abierto
En abstinencia de lo tragicómico
Mirada que juega entre varillas de jume
Paisaje, refusilo amarillento…
Marca en la frente como huella seca
El pensamiento desmontado
Caballos ausentes de las sequias
Raíz arrancada
Arrancada la justicia
Amputadas las manos campesinas
En llama la porción de tierra robada.
En llama la impotencia.

3 comentarios:

silencio dijo...

ojos distantes en la noche para apaciguar unos sentimientos que hacen ver el cansado trabajo de un campesino a la conclusion de su jornada.
Me gustaron tus palabras y esa pintura con esos bellos ojos que se podria contemplar el mundo atraves de ellos. besos.

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poética,
persevera.

Un abrazo...

Gerardo dijo...

Qué ritmo más impresionante el de tu poema. Además, la idea misma del texto no se le queda atrás para nada.
Te sigo, y por aquí andaré leyéndote.
Saludos.